“electorera” Cruzada Nacional contra el Hambre

MÉXICO, D.F.  La comparecencia en la Cámara de Diputados de la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles, se convirtió en un forcejeo con los legisladores de oposición, quienes aseguraron que la Cruzada Nacional contra el Hambre no es más que una estrategia electorera priista.

En respuesta, Robles prometió que el programa en cuestión “no será un botín político” ni “una entregadera de despensas”.

Frente a diputados de las comisiones unidas de Asuntos Indígenas y de Desarrollo Social, la titular de la Sedesol señaló que “sólo en 100” de mil 432 municipios beneficiarios de la estrategia habrá elecciones en 2013, y señaló que si se incluyeron municipios urbanos con miles de habitantes es porque están en rezago alimentario, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En tribuna, la exsecretaria de Desarrollo Social en tiempos del panismo, Beatriz Zavala, manifestó su extrañeza porque municipios urbanos donde habrá elecciones, pero no tienen altos índices de marginación, fueron incluidos en esta cruzada que llevará 70 programas sociales a cinco millones de personas con hambre.

En entrevista posterior, Zavala mencionó como sospechosos los casos de Tijuana, Ensenada y Mexicali, en Baja California, donde habrá elecciones a gobernador, además de Cancún, Quintana Roo.

De su lado, una diputada del Movimiento Ciudadano señaló que en Tabasco fueron elegidos municipios ganados por Andrés Manuel López Obrador, y otra más criticó que el municipio chihuahuense de Batopilas, en la Sierra Tarahumara, no fuera incluido.

“No se trata de un maratón de despensas”, dijo Robles, quien admitió que aunque se considere que la estrategia es “paternalista” y “rentable electoralmente”, estará dirigida a municipios de todos los partidos políticos y se trabajará directamente con los gobernadores y presidentes municipales.

Ante las acusaciones, la exjefa de Gobierno del Distrito Federal dijo que se habla de que es “un botín político” y puede serlo, pero por ejemplo en Oaxaca, donde hay 133 municipios y 113 de ellos se rigen por usos y costumbres, añadió, “ni siquiera hay elecciones, entonces no hay ningún sentido electoral ni político, y además vamos a trabajar en la cruzada conjuntamente con el gobernador”.

Robles destacó que los alcaldes con los que trabajará la Sedesol para llevar los recursos son de partidos políticos distintos, y se comprometió a aplicarles un blindaje electoral.

“¿Cómo hacer, cómo confiar para que hoy en verdad podamos inaugurar un nuevo régimen, con un partido que hoy asume nuevamente el gobierno y que se ha distinguido durante 70 años con políticas asistencialistas y paternalistas?”, preguntó el diputado perredista Carlos de Jesús Alejandro, quien representa a La Montaña de Guerrero.

Entre otras inquietudes, los legisladores pidieron a Robles que aclarara cómo fueron seleccionados los municipios, cuáles serán las reglas de operación de los programas, quién vigilará el buen uso y la eficacia de los recursos, cuándo se ampliará la ayuda a otras localidades, si se entregará dinero o despensas y qué estrategia se seguirá para lograr que los beneficiados tengan opciones productivas.

La funcionaria federal reiteró que los municipios fueron elegidos con los criterios del Coneval, que medirá anualmente los resultados, y la Cruzada Nacional contra el Hambre –dijo– crecerá paulatinamente hasta atender a 7.4 millones de mexicanos, a quienes se destinará un menú de 70 programas sociales ya existentes.

Al referirse al posible uso electoral de dicha estrategia, Robles señaló: “En 2013 tendremos elecciones en 14 estados y mal haríamos en decirles que se esperen, que los atenderemos hasta después”.

Durante la comparecencia, Zavala y Robles se enfrascaron en una discusión, ambas basando sus datos en las cifras del Coneval. Al responder al argumento de la experredista, quien señaló que la pobreza aumentó durante el sexenio de Felipe Calderón, la panista calificó ese dato como falso y aseguró que durante los gobiernos del PAN se remontó la pobreza causada por la crisis económica que dejaron los priistas.

De acuerdo con la titular de la Sedesol, “no hay magia” en los criterios para seleccionar los 400 municipios que integran la primera etapa de la Cruzada Nacional contra el Hambre, en los que se privilegiaron los indicadores del Coneval en torno de la población en pobreza extrema y carencia alimentaria.

Añadió:

“Con el cruce de estos indicadores obtuvimos los municipios a atender prioritariamente; es donde están los más pobres entre los pobres y es a donde tenemos que ir como un acto de justicia social”.

Publicidad

Sin Comentarios.

Deje su Respuesta


6 × = 48