Roberto Borge regresa a México como delincuente tras ser miembro notable de la “nueva generación del PRI”


Borge Angulo está de regreso en México, el ex mandatario de Quintana Roo es otro de los integrantes de “la nueva generación del PRI”, que el Presidente Enrique Peña Nieto presumió cuando era candidato presidencial. La mayoría enfrenta acusaciones de corrupción; la mayoría ha sido arrestado en el extranjero, excepto uno: César Duarte, sobre quien pesan cargos no sólo de saqueo, sino de haber entregado recursos públicos a las campañas del PRI.

 

Borge llegará esposado para enfrentar las acusaciones de aprovechamiento ilícito del poder, desempeño irregular de la función pública y peculado cometidos en agravio de la administración pública del estado de Quintana Roo, que generaron un supuesto quebranto patrimonial hacia la entidad por más de 3 mil millones de pesos, pero otras acusaciones más se podrían acumular, según advirtió la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo. Borge, como Javier Duarte, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, todos del PRI, fueron detenidos en el extranjero. Se “escaparon” a la PGR.

 

La justicia quedó corta en 2017, el año que exhibió a una generación podrida de políticos mexicanos. Ciudad de México.- La justicia de Panamá inició hoy la extradición del ex Gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, acusado de corrupción. A las 09:30 horas, Borge ingresó fuertemente escoltado a la base aérea “Capitán Juan Delgado”, donde se encuentra la pista del hangar del Servicio Nacional Aeronaval (Senan) de Panamá, adyacente al Aeropuerto Internacional de Tocumen, el principal del país.

En el lugar se encontraban autoridades de la Cancillería panameña, de la Embajada de México en ese país y funcionarios judiciales de ambas naciones responsables de completar el proceso antes de subir al avión a Borge. A las 10:10 de esta mañana, tiempo de México, despegó su avión con rumbo al país, a donde regresa como delincuente después de ser miembro notable de la “nueva generación del PRI”.

Borge, acusado básicamente de depredar la entidad que gobernó bajo las siglas del Revolucionario Institucional (PRI), fue detenido en Panamá. Cuando fue candidato presidencial, Enrique Peña Nieto lo consideró como parte de la “nueva generación del PRI”.

En un comunicado conjunto, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Procuraduría General de la República (PGR) se refirieron al ex mandatario quintanarroense como Roberto “N”.

Según las dependencias federales, Borge Angulo llegará a México para enfrentar los diversos procesos penales en su contra por lavado de dinero y por tres causas locales por los ilícitos de aprovechamiento ilícito del poder, peculado y desempeño irregular de la función pública.

 

“El ahora extraditado, hizo valer diversos medios de impugnación en contra de su detención en Panamá y su eventual entrega a nuestro país, los cuales conoció la Corte Suprema de Justicia de Panamá, y de los que el reclamado no resultó favorecido, por lo que el procedimiento de extradición del que fue objeto se desarrolló con pleno respeto y observancia de sus derechos humanos y al debido proceso establecido en la normatividad aplicable”, agregaron.

 

Roberto Borge Angulo nació, creció y se desarrolló en una familia priista. Estudió administración de empresas y se integró a la vida política. Fue Diputado federal hasta 2011, año en el que llegó, gracias al partido tricolor, a ocupar el puesto que su tío Miguel Borge Martín desempeñó de 1987 a 1993: el de Gobernador de Quintana Roo. Dijo que haría bien las cosas, pero no específico cómo y para quiénes serían los beneficios. El ejemplo “del nuevo PRI” volverá esta mañana esposado a México.

 

“Vamos a hacer mejor las cosas durante mi administración”, dijo Borge Angulo en agosto de 2011. Seis años después, en septiembre del 2017, el ex mandatario quintanarroense fue aprehendido por la Interpol y elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) mexicana en el Aeropuerto Internacional de Tocumén, Panamá, por su probable participación en el uso de recursos de procedencia ilícita.

En 2012, el entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto dijo en entrevista televisiva que “Beto” Borge era ejemplo de las nuevas generaciones del Revolucionario Institucional. También formaban parte de ese grupo Javier Duarte de Ochoa, ex Gobernador de Veracruz, hoy preso; y César Duarte Jáquez, ex mandatario de de Chihuahua, sobre quien también pesan investigaciones y órdenes de aprehensión por presuntos actos de corrupción.

 

“Beto” Borge acumuló acusaciones durante su administración: un supuesto quebranto patrimonial por más de 3 mil millones de pesos cometidos contra el dinero de los quintanarroenses.

 

El político ex priista también es señalado de apoyar una red de funcionarios que despojaron a varios particulares y empresas de inmuebles con alta plusvalía, según un reportaje de Expansión.

 

La organización Somos tus Ojos, dedicada a analizar la transparencia, el acceso a la información, la protección de datos personales y la rendición de cuentas en el estado de Quintana Roo, tiene levantada una demanda en contra del ex mandatario por la presunta venta, a precios subvaluados, de por lo menos 44 predios considerados como parte del patrimonio del estado, para “beneficiar a amigos, empresarios y políticos”. El daño patrimonial causado por Borge Angulo ascendería a 99 millones 492 mil 370 pesos.

 

“BORGE, EL ECOCIDA”. Empresas privadas, escoltadas y respaldadas por la administración borgista perpetraron ecocidios en diversos puntos de Quintana Roo frente a las protestas de activistas y ciudadanos de esa entidad.

 

Dos años atrás, en enero del 2016, miembros de la Comisión Nacional e Internacional de Organizaciones y Confederaciones de Derechos Humanos (CNIOCDH) presentaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) denuncias para que se detuviera el proyecto en el Manglar Tajamar, donde decenas de hectáreas de manglar terminaron devastadas tras el paso de maquinaria pesada y animales fueron enterrados vivos.

 

Dicho proyecto recibió la aprobación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Nacurales (Semarnat) durante el sexenio de Vicente Fox Quesada y fue retomado en la administración de Peña Nieto, ya con Roberto al frente del Gobierno estatal. El personaje así se ganó el calificativo de “ecocida”.

 

Para julio del 2017, en un hecho histórico, el área que estuvo a punto de cumplirse en un complejo turístico, volvió a la vida. Un juez dio la razón a los ciudadanos y personas que lucharon por la zona.

 

Para mayo del 2016, ya en el ocaso de Roberto Borge y sus secuaces, 30 familias del municipio de Bacalar denunciaron que, a través del Instituto de Patrimonio de la Administración del Estado (IPAE), el ahora ex priista trató de invalidar constancias de ocupación y ejidales. ¿El propósito? Dejar las tierras a manos de desarrolladores inmobiliarios.

“La soberanía de las tierras esta siendo amenazada por un grupo de políticos y funcionarios públicos corruptos que velan intereses privados”, señalaron los afectados.

En la trayectoria de Borge Angulo ya se le había expuesto como un funcionario que instigaba a pobladores para quedarse con las tierras. Seguir con el despojo, pues.

VIOLENCIA, LA JOYA DE BORGE. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), delitos de alto impacto se redujeron durante la administración borgista. Los homicidios, según esas cifras, bajaron en un 29 por ciento; los secuestro en 62 por ciento y los robos con violencia en 38 por ciento.

 

Tales datos se contrastan, por ejemplo, con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en la cual la tasa de víctimas de delitos aumentó en un 2 por ciento de 2011 a 2015, periodo priista.

 

Para agosto del 2017, el aumento de violencia alcanzó al actual Gobernador Carlos Joaquín González. Autoridades de los Estados Unidos incluyeron en la Alerta de Viaje para sus ciudadanos a Quintana Roo.

 

Y es que la joya turística se cubrió de sangre en ese periodo. 2015, en otro ejemplo, fue el año en que al menos dos decenas de mujeres fueron asesinadas en la entidad que ocupó el nivel número 13, a nivel nacional, en crímenes de ese tipo. Sin embargo, el entonces Gobernador prefirió lavarse las manos.

“Los que hablan de feminicidios y promueven que se emita esta alerta sólo buscan atentar contra el éxito de Quintana Roo, frenar el desarrollo y crecimiento sostenido en turismo, generación de empleos, economía familiar. Quienes hacen esta propuesta, estoy seguro, no conocen siquiera la ley’’, dijo Borge.

 

LA EJECUCIÓN DE CAPELINE. En julio del 2016, dos sujetos utilizaron armas largas R-15 para atacar la camioneta Ford Lobo en la que viajaba Isaías Capeline Lizárraga, el director de Gobernación que recibía órdenes directas de Borge, en Cancún, el corazón turístico de México. El funcionario murió en el lugar junto a su escolta.

 

Opositores de Angulo calificaron en ese momento al funcionario como “un personaje oscuro”, encargado de realizar el “trabajo sucio” contra contrincantes políticos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Quintana Roo.

 

La Procuraduría General de la República (PGR) relacionó el hecho con el crimen organizado. Borge, por su parte, prometió que no descansaría hasta dar con los responsables. Luego se fue a hospedar en un departamento de la Torre Trump, ubicado en la Punta Colón, donde gastó al menos 30 mil pesos por noche.

 

LOS EX COLABORADORES. Este 3 de enero, en la víspera del arribo de Angulo, la Fiscalía de Quintana Roo advirtió que la lista de delitos a los que se le acusa a Roberto Borge podría aumentar.

 

Las autoridades del Estado encabezado por Carlos Joaquín González –quien llegó respaldado por la alianza entre Acción Nacional (PAN) y Revolución Democrática (PRD)- confirmaron que el ex funcionario enfrenta tres procedimientos penales del fuero común por aprovechamiento ilícito del poder, desempeño irregular la función pública y peculado. Todos los delitos en agravio de la administración pública de Quintana Roo.

Desde 2016 se van sumando las denuncias. Acusaciones no sólo al propio ex mandatario, sino también para sus colaboradores fueron llenando la canasta.

 

En diciembre de ese año, en una de las tantas, el Estado de Carlos Joaquín presento siete denuncias penales, en las cuales aparecieron embarrados el ex secretario de Infraestructura y Transporte de Quintana Roo, Fernando Escamilla Carrillo; Javier Federico Meza; Andrés Zarur; Eliezer Villanueva, de la Secretaría de Finanzas; Paulina García Chang, ex secretaria de Desarrollo Urbano; además de Mauricio Rodríguez Marrufo y Juan Pablo Guillermo.

 

De acuerdo con el Secretario de Gobierno Francisco López Mena, las denuncias se pusieron en la mesa por delitos de peculado, desempeño irregular de la función pública, abuso de autoridad, desvío de recursos y usurpación de funciones.

En el ya citado tercer día del 2018, en uno de los casos, Paula González Cetina, ex directora de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) de Quintana Roo, fue vinculada a proceso por el desvío de mil 56 millones.

 

VUELVE A MÉXICO: Y si se le rasca, siguen apareciendo momentos que podrían ilustrar a la nueva generación del PRI, aquella donde fue incluido Beto. En noviembre del 2015, el Congreso de Quintana Roo aprobó la denominada “Ley AntiBronco”, promovida por integrantes del PRI, el Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal). Entre sus ordenamientos incluyó candados para candidatos independientes. El mismo año pasó la “Ley Borge”, la cual contenía restricciones para que los periodistas realizaran su trabajo.

 

Cuando Borge llegó a la gubernatura, la deuda total era de 10 mil 037 millones de pesos. Al final se había elevado hasta 22 mil 442 millones de pesos, es decir, tuvo un incremento del 123 por ciento.

 

Además, se le señala de utilizar prestanombres (la mayoría familiares y amigos) para la compra y venta de terrenos a sobreprecio.

 

Borge fue detenido justo la noche en que el priista Alfredo Del Mazo Maza y la morenista Delfina Gómez Álvarez se disputaban la gubernatura del Estado de México. Durmió en la cárcel La Chirola, distrito de Ancón, en Panamá. Una colchoneta y una área de 4×4 lo que le quedó. Ahora Roberto volverá a México a, aparentemente, recibir castigo.

 

Previous CIUDAD MADERO TAMAULIPAS: DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL FUNDAMENTALES EN LA TRANSFORMACIÓN DE LA ZONA SUR DEL ESTADO
Next Altamira Tamaulipas: 5 mil alumnos beneficiados con el Ciclo Municipal Educativo “Un Gobierno Cerca de ti”

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *